TURBINAS DE GRANALLADO COGEIM

El granallado es el método automático por excelencia en el tratamiento de superficies por impacto. Es el proceso más empleado para la limpieza y la preparación de superficies y que debido al elevado rendimiento y la ausencia de contaminación, le convierte en un proceso muy a tener en cuenta cuando las producciones son elevadas y resulta inviable el trabajo manual en el que tenga que intervenir directamente los operarios. La turbina de granallado es el alma de la granalladora, es la parte más importante y la encargada de lanzar la granalla metálica a altas velocidades a través de un motor eléctrico.

El funcionamiento de la turbina de granallado es sencillo, consiste en transformar energía eléctrica en energía cinética para poder arrojar granalla metálica a altas velocidades. Una turbina se compone principalmente de las siguientes partes:

Rotor

Paletas

Dosificador

Corazas de protección.

Acelerador.

 

El rotor es el cuerpo que contiene las paletas o alabes que impulsan la granalla. Está compuesto por uno o más discos en el que se insertan las paletas sujetadas por unos anclajes especiales. Las paletas o alabes, tienen la función de impulsar la granalla cuando giran con el rotor al que están unidas. Son los elementos que sufren mayor desgaste al tener contacto directo con la granalla, y para resistir dicho desgaste, se fabrican en materiales resistentes a la abrasión. El dosificador distribuye la granalla y el acelerador es la pieza unida al rotor por la que la granalla empieza a coger velocidad y conduce la granalla a las paletas para dotarla de la velocidad terminal o de salida. Las corazas son las protecciones internas de la turbina y se fabrican en materiales especiales antidesgaste.

La turbina es accionada por un motor eléctrico. El sistema de transmisión inditecta tiene la ventaja que transmite el movimiento indirectamente a la turbina a través de un sistema de poleas y correas trapezoidales que dota de un elemento de seguridad a todo el sistema. Si por algún motivo la turbina quedara encallada o se parara súbitamente por una pieza que la golpea, la correa que transmite a la polea de la turbina absorbe todo el movimiento y evita que se estropee la máquina, el motor y demás componentes en funcionamiento.

El sistema de transmisión indirecto de las turbinas tiene entre sus principales ventajas:

- Mejor acceso a la zona de turbina.

- Permite el cambio de motor de una forma fácil.

- Disminuye las vibraciones del sistema y los desgastes.

- Permite trabajar a varias rpm cambiando las relaciones de poleas.

El tamaño de la granalladora está supeditado a las dimensiones de la pieza a granallar o bien a la cantidad que se desee granallar en cada proceso, es decir, la producción deseada. Estos factores harán a su vez que la granalladora tenga instaladas más o menos turbinas así como la potencia del motor de la turbina, y su orientación dentro de la granalladora.