EL GRANALLADO, PROCESO Y APLICACIONES

El granallado es una técnica de tratamiento de superficies por impacto de abrasivo, mediante el cual se logra modificar el estado superficial de un material, consiguiendo un excelente grado de limpieza y decapado, así como un correcto acabado superficial

En términos generales, podemos definir que el proceso de granallado se basa en el bombardeo de partículas abrasivas a alta velocidad que, al impactar con la pieza tratada, produce la remoción de los contaminantes de la superficie (pintura, óxido, calaminas, residuos de fundición y arena, rebabas de material de fundición, estampación, inyección, etc) y mejora el aspecto superficial de la misma.

El granallado es un proceso rápido, fiable, económico y ecológico donde el tratamiento de las piezas se realiza automáticamente y donde se puede automatizar la carga y la descarga para reducir la acción del operario e incluir el equipo en líneas de producción.

El abrasivo a utilizar es la granalla metálica impulsada a gran velocidad por la turbina centrífuga de alimentación eléctrica.

La elección del sistema de granallado depende de varios factores, entre ellos: el tipo de material, el tamaño y forma de las piezas a tratar y la condición inicial de la superficie a limpiar y de la especificación final del cliente.

Un equipo de granallado está compuesto por:

- Cámara de granallado.

- Turbinas centrífugas para el lance de abrasivo.

- Sistema de filtración de polvo e impurezas.

- Sistema de recirculación y limpieza del abrasivo (puede añadir separador magnético).

- Sistema de carga (por ejemplo: skip de carga en granalladoras de tapiz de acero o goma).

- Sistema de descarga (por ejemplo : canal o mesa vibrante).

- Opcionales: Variador de frecuencia turbinas, Refuerzo cámara granallado con placas intercambiables de acero al manganeso, equipos de dimensiones especiales, etc.

 

 Los aspectos a tener en cuenta a la hora de elegir un equipo de granallado son muy variados, en ABRASIVOS Y MAQUINARIA, S.A. conocemos bien las necesidades de los sectores de aplicación y por ello nuestras granalladoras cumplen los siguientes requisitos:

- Alta producción: Fruto del estudio y desarrollo propio, nuestras turbinas dan un rendimiento superior a modelos existentes en el mercado.

- Acople indirecto: Las turbinas transmiten la potencia de forma indirecta mediante correas, consiguiendo reducir vibraciones alargando la vida de cojinetes y otros elementos. Posibilidad de ampliar o reducir las revoluciones de la turbina cambiando la polea sin necesidad de tener variador de frecuencia.

- Fiabilidad y robustez: Los equipos tienen un chasis de acero reforzado pero además este va recubierto de placas de acero al manganeso intercambiables.