LIMPIEZA CRIOGÉNICA Y CHORREADO

El método más conocido y extendido por excelencia para la limpieza de superficies es el granallado y el chorro de arena. Desde hace décadas, el chorreado ha desarrollado nuevos abrasivos para la proyección, consiguiendo acabados que van desde una simple limpieza sin afectar al material base, hasta acabados de alta rugosidad muy adecuados para facilitar la adherencia de coatings, pinturas, cromados y otros recubrimientos.

En los últimos años, se habla de la criogenia como una alternativa al proceso de chorreado, pero no sería acertado afirmar que es un sustituto sino un proceso complementario al chorreado. Para profundizar más en los dos sistemas, ver tabla en el PDF.

Como conclusión a lo mostrado en la tabla, se puede confirmar que la limpieza criogénica es muy útil en aplicaciones donde no es posible trasladar, por tamaño o dificultad, una pieza, molde, máquina, etc. pero, también es cierto, que la limpieza criogénica no debe emplearse en sitios cerrados.

La limpieza criogénica es un complemento al proceso de chorreado, dependiendo de las condiciones y de las herramientas disponibles para poder realizar la limpieza. En cuanto al poder de limpieza y a respetar el material a tratar, la dureza de los pellets de CO2 y del abrasivo suave para el chorreado, tienen valores muy similares en la escala de dureza Mohs, siendo 2 y 3 respectivamente; si añadimos que, en ambos sistemas, se puede variar la presión de proyección, podemos afirmar que en la mayoría de aplicaciones se logran resultados similares.

ABRASIVOS Y MAQUINARIA S.A. en calidad de fabricante de equipos de chorreado, lleva más de 40 años aportando soluciones a la industria, basadas en su experiencia y conocimiento en el tratamiento de superficies.